¿Cómo se hacen las lentejas? Consulte los consejos prácticos de preparación

¿Qué es la lenteja?

La lenteja es una legumbre (es decir, un grano que sale de una vaina) llena de nutrientes importantes para nuestra salud.

Entre ellos están las proteínas vegetales, el hierro, la fibra y también varios minerales (calcio, zinc y vitaminas del grupo B). Esta lista de riquezas garantiza varias características relevantes a la lenteja, que es un alimento barato, fácil de encontrar en cualquier mercado y sencillo de preparar.

A continuación, separamos algunos consejos sobre cómo hacer lentejas, además de una lista de sus principales beneficios para el organismo. Compruébelo.

¿Cómo se hacen las lentejas?

Por ser un grano ya bastante blando, la lenteja no necesita ser remojada antes de iniciar la preparación.

Sin embargo, hay que fijarse en si hay piedrecitas y otras cosas indeseables dentro del paquete y hacer un buen lavado bajo el grifo antes de llevar la lenteja a la olla.

  • A fuego medio, cocinar en la proporción de 1 medida de lentejas por 2 medidas de agua;
  • Cuando levante el primer hervor, aparecerá una espuma blanca que hay que retirar con una espumadera, ya que puede formar gases intestinales;
  • Entonces puede reemplazar el agua que se retira con la espuma;
  • Mantener el agua hirviendo hasta 30 minutos a fuego lento y siempre con las lentejas tapadas;
  • Si es necesario, vuelva a sustituir con agua caliente. Deje la olla sin tapar para evitar que se cocine demasiado;
  • Cuando todo esté listo, apague el fuego. Si quieres comerlo con caldo o hacer una sopa, sazónalo con lo que prefieras;

Si sólo quieres consumir las alubias -para usarlas en ensaladas, por ejemplo- escúrrelas en cuanto las retires del fuego hasta que desaparezca todo el agua, para detener el proceso de cocción.

Opciones de condimentación

Para sazonar, es importante que las lentejas estén ya cocidas, pero aún calientes, para que absorban mejor los sabores.

Los condimentos utilizados en las alubias también van bien con las lentejas. La cebolla rallada y el ajo machacado salteados en aceite de oliva son buenos acompañantes. Si prefiere algo más sencillo, una pizca de sal le ayudará.

Mantener la lenteja sana

Es importante recalcar que no se debe poner chorizo, tocino o cualquier otro tipo de grasa animal si se quieren obtener todos los beneficios de la lenteja.

Además, el consumo indicado es de una a tres raciones de una concha media a la semana. La lenteja es una gran opción en la planificación de la alimentación, pero su consumo diario puede provocar un exceso de minerales, lo que no es saludable.

Sin contraindicaciones

Siguiendo los pasos de la preparación, especialmente en lo que se refiere a la eliminación de la espuma que se forma durante la ebullición, no existen contraindicaciones relevantes para el consumo de lentejas.

Como ocurre con cualquier alimento, a alguien le puede surgir una intolerancia. En este caso, se recomienda reducir las porciones y ver si hay una mejora. Si no es así, acuda a un especialista.

¿Cómo consumir la lenteja?

La lenteja se utiliza casi siempre como guarnición. Así pues, su condición de «apto» o «ligero» también depende de los demás ingredientes y alimentos que acompañan al plato.

Queda muy bien con las ensaladas -sin el caldo- acompañado de zanahoria rallada, apio, tomate y cebolla bien picados. Ya en una sopa de lentejas, vale la pena añadir judías verdes, zanahorias, chayote e incluso trozos de pollo.

Scroll al inicio