Cómo hacer jabones con leche y hierbaluisa

Hoy aprenderemos a hacer un elegante jabón de tocador utilizando leche y hierbaluisa. Es una excelente forma de aprovechar esta planta para crear un jabón con rico aroma y excelentes propiedades para mejorar la protección contra bacterias de la piel.

Para preparar el jabón de tocador con leche y hierbaluisa necesitaremos los siguientes ingredientes:

  • 900 mililitros de aceite de oliva
  • 100 mililitros de aceite de almendras
  • 200 gramos de soda cáustica
  • 1 litro de leche entera
  • 5 ramas grandes de hierbaluisa, con sus ramas más pequeñas también
  • 1 pastilla de jabón de glicerina licuada

El proceso para hacer los jabones es bastante sencillo, son solamente algunos pasos para darle forma, cocinar el jabón y lograr aprovechar al máximo el potencial aromático y bactericida de la hierbaluisa en conjunto con la leche.

Primero lavaremos las ramas de hierbaluisa y recogeremos las hojas. A la vez, calentamos leche en una cazuela e incorporamos las hojas de hierbaluisa una vez que empiece el hervor. Reducimos la temperatura de la cazuela y revolvemos las hojas y el agua para que no vuelva a hervir. Después de 5 minutos volvemos a subir el calor, dejamos que hierva y sacamos del fuego, repetimos este paso de sacar del fuego y hacer hervir 3 veces.

La última vez que saquemos del fuego vamos a dejar enfriar la cazuela, tapada, para que se haga una buena infusión. Aparte, ponemos la soda cáustica en un bol y colamos la leche para que disuelva la soda. Una vez que esté bien disuelta arrojamos las hojas de hierbaluisa.

Los dos aceites se irán incorporando a esta mezcla lentamente, mientras removemos sin pausa. Hay que disolver la pastilla de glicerina en el microondas o a baño maría y una vez que esté licuada se incorpora también a la mezcla.

Cuando la mezcla se espese ya podemos pasarla a los moldes y dejar en reposo entre 2 y 3 días. El último paso es sacar los jabones del molde, cortarlos en trozos y ponerlos en cartón para que se sequen bien. Hay que ir rotando y moviendo los jabones para que se sequen totalmente. Después de 30 días ya se pueden utilizar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio