El exceso de trabajo un mal mayor

Puede haber sucedido en alguna oportunidad. Al fin y al cabo, a todos los que amamos trabajar y hacer negocios o, mejor dicho, amamos ver como a base de nuestro propio esfuerzo solventamos nuestra vida y las de los que nos rodean, nos ha pasado alguna vez. Estamos hablando de que en alguna oportunidad hayamos olvidado una fecha de cumpleaños de un ser querido, no hayamos podido asistir a un acto escolar de nuestro hijo o hayamos desistido de hacer un paseo con nuestra pareja que tanto habíamos planeado. Y todo ¿por qué? Por el trabajo y los negocios. Y no nos arrepentimos ni sentimos culpa.

 

De hecho, le hemos explicado a nuestros seres queridos en más de una oportunidad que los negocios y el trabajo son la forma de sustentar la vida que llevamos con ellos. Pero hay algo que en el fondo sabemos y es que el exceso de trabajo y el estrés laboral de hoy día no tiene sentido: ¿de que sirve hacer negocios, trabajar, sino podemos disfrutar del resto de las cosas?

 

Las abuelas, sabio arquetipo humano si los hay, suelen decir que “la mortaja no tiene bolsillos”. Y es cierto. De qué sirve ganar demasiado dinero si uno va morir sin disfrutarlo. O sea: ganar dinero está bien. Pero cuando uno trabaja y trabaja todo el tiempo, no solo no lo goza, sino que es probable que en realidad no este ganando tanto dinero: ningún esclavo es rico.

 

Por eso, gracias a Internet, el teletrabajo es la oportunidad de revertir esta situación. El teletrabajo y sus variantes son la oportunidad de hacer negocios o ganar dinero sin moverse de su ordenador. Así podrá contar con su familia cerca y usted dispondrá de los horarios y las rutinas. El teletrabajo es además la oportunidad de hacer negocios y ganar dinero aun cuando no está trabajando. Si: el teletrabajo es la forma de trabajar menos y ganar más. Y así poder recuperar el tiempo perdido con nuestro afecto y el dinero también. Es que amamos a ambos.

Scroll al inicio