La tos

Share
La tos es el síntoma principal de que el árbol respiratorio (la tráquea, los bron­quios y los alvéolos) está alterado. Aun­que también existe la tos inducida por fármacos o por problemas psicológicos, lo más habitual es que la tos sea un sín­toma de enfermedad respiratoria, y no siempre grave.
Existen varias clases de tos: la tos hú­meda, que se acompafia de eliminación de flemas o moco (expectoración); y la tos seca, sin expectoración de mucosi­dad. La tos es la respuesta natural del cuerpo a cualquier irritación de la trá­quea, los bronquios o los bronquiolos. Sus causas son muchas y van desde la tos psicógena hasta la tos alérgica o la cau­sada por infecciones pulmonares.

La tos húmeda

Cuando la tos es productiva, es decir, que genera y elimina moco y flemas, se dice que es húmeda. Las causas más ha­bituales son los resfriados comunes, tan molestos pero tan benignos, en los que la tos suele venir acompañada de rinorrea (eliminación de moco por la nariz). La bronquitis es otra de las causas de tos húmeda. La bronquitis puede ser aguda, si sus síntomas han. comenzado hace po­co tiempo: o crónica, si el paciente la viene arrastrando a lo largo de semanas: Las bronquiectasias, o dilatación de los bronquios a modo de sacos, con acumu­lación de moco y pus en ellos, son otras de las causas de tos húmeda.
Cuando la tos se acompaña de sangre (hemoptisis), la causa más habitual suele ser la tuberculosis u otras infecciones pulmonares, aunque lo cierto es que también puede constituir un síntoma inicial de cáncer de pulmón, sobre todo si el paciente es fumador. Si la hemop­tisis se acompaña de dolor, la causa que hay que buscar es la embolia pulmonar.

La tos seca

Las alergias son una de las causas más habituales de la tos seca, la que no se acompaña de producción y expectora­ción de moco. Las sustancias irritantes de los bronquios (el humo de los co­ches, de las fábricas o del tabaco) tam­bién son causa de tos muy molesta, par­ticularmente entre quienes viven en las grandes ciudades, ya que suelen presen­tar altos índices de contaminación.
Entre los niños, una causa de tos per­sistente es la aspiración, por ejemplo, de un trozo de algún fruto seco: en vez de tragar el fruto seco, el niño ríe o juega mientras mastica, y el trozo puede entrar en los bronquios y dar lugar a una tos brusca y fuerte que persiste intermiten­temente hasta que se descubre que tiene un trozo de >alimento en el bronquio.
Una de las características de la tos alérgica y de otras toses es que aumen­tan por la noche, durante el sueño o al acostarse. Ésta es la diferencia mas no­table frente a la tos psicógena, que vie­ne a ser corno una obsesión para el que la padece, una obstinación o manía por toser. Por supuesto, en cuanto la perso­na se duerme la tos desaparece, a la in­versa de las toses causadas por una en­fermedad.

Las medicinas para la tos

Todos hemos oído hablar de medica­mentos que se venden como el mejor remedio contra la tos. Sin embargo, lo cierto es que la tos es dificil de eliminar y generalmente sólo se puede suavizar o disminuir un poco con los medicamen­tos habituales. Uno de los más eficaces es la codeína, aunque tiene el inconve­niente de que provoca estreñimiento, y si se usa frecuentemente y en cantidades excesivas provoca incluso habituación, de forma que se acaba teniendo la nece­sidad de tomarla.
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.