La fiebre amarilla y su tratamiento

Share

mosquito

 

La fiebre amarilla es una infección viral que puede conducirnos a la muerte, esta es causada por la picadura de  un mosquito infectado que habita en las zonas tropicales. Cuando la fiebre amarilla es leve los síntomas son parecidos al de una gripe común, y si es grave las temperaturas se pueden elevar rápidamente hasta llegar a niveles muy altos. Esto puede traer consecuencias secundarias como hemorragia interna, meningitis o insuficiencia renal.

Además es muy común que la fiebre amarilla traiga consigo la hepatitis, por eso es la coloración amarilla en los pacientes (ictericia), y por eso también se le llama “fiebre amarilla”.

La fiebre amarilla es un causante de verdaderas epidemias, llegando a puntos muy graves como repercutir en un 50% de mortalidad de los afectados. Para evitar esto existe una vacuna desde hace 60 años atrás, pero aun así las epidemias aun ocurren.

Causas de la fiebre amarilla

La fiebre amarilla es causada por un virus de la familia Flaviviridae, otro que también puede causar esta enfermedad es el dengue.

Este virus entra a nuestro organismo por el torrente sanguíneo luego de hacer sido picadas con la saliva de este mosquito. Este virus es trasportado por todo nuestro cuerpo, reproduciéndose en las células, especialmente en las de hígado, los vasos sanguíneos y los riñones.

Prevención

Para prevenir la fiebre amarilla como ya mencionábamos, existe una vacuna que lo protege diez días después de haberse suministrado la vacuna, lo recomendable es que este se suministre después de diez años.

Otra de las mejores prevenciones para la fiebre amarilla es evitar en lo posible la picadura de mosquitos con repelentes, pero no debemos por ningún motivo no estar vacunados. La fiebre amarilla es una enfermedad mortal, no debemos tomarla a la ligera.

Share